2014 - Bicentenario de la Campaña Naval Libertadora Browniana en el Río de la Plata

QUE DICE EL ALMIRANTE BRITANICO SOBRE EL HUNDIMIENTO DEL MS SHEFFIELD

fragmento de:

A 25 AÑOS DE LA GUERRA DEL ATLÁNTICO SUR CARLOS A. GARCÍA BOLL

Otras consideraciones sobre el hundimiento del Sheffield

Manifestado en publicaciones inglesas. Dice el Almirante Woodward (4):

Las acciones del 4 de mayo comenzaron con otro ataque de un Vulcan de la RAF sobre el aeropuerto. Al igual que el día 1º, el bombardeo logró la sorpresa, pero el racimo de 21 bombas cayó a 600 yardas al oeste de la pista sin causar daño en las instalaciones. El Vulcan y sus once aviones tanque Víctor regresaron a la isla Ascensión sin novedad.

El Almirante Woodward esperaba repetir el éxito del día 1º, dando prioridad a la reducción del poder aéreo argentino. El Grupo de Batalla de Portaaviones navegó hacia el oeste durante la noche, y hacia media mañana el Hermes y el Invincible se situaban a 100 millas al sur de Puerto Argentino, con los tres destructores Tipo 42 a 20 millas en dirección a la amenaza, formando la línea de piquetes.

Las PACs de Sea Harrier estaban volando desde antes de las primeras luces. Un avión Neptune de la Aviación Naval argentina detectó e informó la posición de los buques ingleses a 1215 hs. Un par de Super Etendard de la armada despegó de Río Grande, y luego de reunirse con el avión tanque a 130 millas al este descendieron y enfilaron hacia los buques, distantes 250 millas.

El Neptune de la Armada Argentina, con serios problemas en su radar, pudo actualizar a los SUE la posición de los ecos (que eran los Tipo 42), a 60 millas al sur de Puerto Argentino y 115 millas al este de los aviones atacantes.

Los SUE enfrentaban mal tiempo, con lloviznas y zonas de niebla, visibilidad menor de media milla y base de las nubes a 500 pies. Mientras tanto la línea de piquetes y los portaaviones 20 millas al este tenían mejor tiempo, con 10 millas de visibilidad, techo a 1.000 pies y una suave brisa. Los Tipo 42 estaban distanciados 15 millas entre sí, con el Coventry a 40 millas de Puerto Argentino, el Glasgow en el centro y el Sheffield en el extremo sur.

Cuatro Sea Harrier se mantenían en PAC. Entre las naves de avanzada y los portaaviones había una segunda línea de defensa formada por las fragatas Arrow, Yarmouth y Alacrity más el grande y viejo destructor Glamorgan. Detrás de ellos venían tres barcos auxiliares, colocados supuestamente para confundir a los radares argentinos, y luego los portaaviones cada uno con su fragata antisubmarina Tipo 22, dotadas también de modernos sistemas antimisiles Sea Wolf. En definitiva, era una clásica formación de defensa antiaérea.

En varias ocasiones durante los días precedentes, los buques del Grupo de Batalla de Portaaviones habían asumido condición de máxima alerta por detecciones radar y MAE que resultaron falsas alarmas. Los aviadores navales argentinos usaban adecuadamente sus emisiones para no ser detectados.

El primer aviso del ataque que se aproximaba el 4 de mayo lo dio el Glasgow, que había detectado con su equipo MAE las emisiones de los SUE cuando estaban a 40 millas al oeste y ascendieron levemente para obtener su blanco, haciendo tres barridos radar. La PAC fue enviada a investigar pero manteniéndose entre las nubes, mientras los Tipo 42 trataban de adquirir los dificultosos blancos con sus sistemas Sea Dart. El Sheffield estaba utilizando su equipo de comunicaciones satelitales, que apagó al recibir la alarma del Glasgow, y tenía su radar en uso cuando los SUE fueron detectados.

 

 

En pocos instantes el Glasgow envió informes sucesivos de azimut y distancia de los atacantes, dirigidos al Invincible. En éste se encontraba el Comandante de Guerra Antiaérea, el cual no terminaba de convencerse de que el ataque era real, y en consecuencia no adoptó ninguna medida. Esta falta de reacción se explica porque en los últimos días había recibido tres o cuatro alarmas cada mañana, y al resultar falsas había dejado de creer en ellas: necesitaba y pedía más certezas.

Los aviones, continuando su vuelo rasante, lanzaron sendos Exocet cuando estaban aproximadamente a 25 millas del blanco y regresaron a su base: no habían hecho ningún intento para identificar el blanco ni para seleccionar un blanco más importante.

Disparados a esa distancia, los Exocet tenían algo más de un minuto de vuelo para alcanzar el blanco: el único preaviso lo dio una estela de humo y un misil avistados a menos de una milla del Sheffield, aún cuando el Glasgow había continuado dando la alarma. El Sheffield no tuvo tiempo para disparar el chaff, aunque sí lo había hecho el Glasgow. Un misil impactó en el Sheffield; el otro fue visto pasar por la Yarmouth, un minuto después y a 20 millas al este, y tan cerca que pudieron verle el color de las aletas.

Los incendios en el Sheffield se propagaron rápidamente. Los sistemas de comunicaciones colapsaron, y el primero que se percató fue un Sea King que volaba una patrulla antisubmarina a 7 millas de distancia, que al constatar el silencio del Tipo 42 creyó que había sido torpedeado; se acercó, descendió un hombre en la cubierta, lo izó nuevamente, y enterado así de la causa y naturaleza del daño, lo comunicó al Hermes: habían transcurrido 10 minutos desde el impacto. La asistencia llegó de inmediato: la Arrow por babor y la Yarmouth por estribor intentaron vanamente controlar los incendios con sus mangueras. Para mayor complicación aún, la Yarmouth se vio obligada poco después a abrirse cuando se informó una alarma de ataque con torpedos.

 

El buque efectuó una corrida lanzando cargas de profundidad sobre un contacto de posible submarino y luego retornó junto a la Sheffield, dejando la explotación del contacto a su helicóptero Wasp y a los Sea King. La caza del supuesto submarino prosiguió por dos horas, durante las cuales la Yarmouth debió abrirse una vez más para colaborar en el ataque antisubmarino con la precisión de sus armas.

Poco después de las 1800 el Sheffield fue abandonado por su tripulación, la cual había sufrido 20 muertos y 24 heridos.

Fuente: Boletín del Centro Naval


Volver

Inicio

Nota: la información fue preparada por www.irizar.org, sitio no oficial de carácter educativo, rogamos citar fuente en caso de hacer uso de la misma.

"Cruz del Sur" Historia Actividades Contacto Enlaces Imágenes
Navegando en el campo de hielo Navegando en un desfiladero de témpanos
Rompehielos A.R.A. "General San Martín"

Fuentes Armada Argentina-Servicio de Hidrografía Naval, CONICET, Dirección Nacional del Antártico, Gaceta Marinera