2014 - Bicentenario de la Campaña Naval Libertadora Browniana en el Río de la Plata

Rescate de la Expedición científica sueca

     A mediados del año 1903 los gobiernos de los principales países se hicieron eco de la preocupación de la comunidad científica internacional, resultaba claro que Nordenskjöld, Larsen y sus esforzados compañeros estaban en serio peligro.

     Suecia preparaba el Frithjof, William Bruce el Scotia, Charcot hizo otro tanto con su buque y el gobierno argentino resolvió modificar una cañonera, la Uruguay, para encargarle la delicada tarea de buscar y rescatar a los expedicionarios.

     El 8 de octubre de 1903 zarpó la Uruguay, el Presidente Julio A. Roca y su gabinete acompañados por una multitud despidieron a los marinos.

Corbeta ARA "Uruguay"

     El 4 de noviembre lograron ver las islas Shetland del Sud, a la mañana siguiente se encontraron en presencia de un imponente campo de hielo, indicio por demás claro de la difícil tarea que tenían por delante. Las masas de hielo llegaban hasta el horizonte y no se vislumbraba un paso libre de riesgos, el teniente de navío Julián Irizar, se ajustó a las instrucciones concretas recibidas de la superioridad: no intentar permanecer en zonas que involucraran el riesgo de quedar atrapado por la masa de hielos. Una larga noche de  empeño en el logro del objetivo y la habilidad en el comando del buque dieron sus frutos, lograron encontrar el paso hacia el cabo Seymour.

     Los protagonistas de esta hazaña, sin saberlo, se encontraban próximos unos de otros. Larsen y la tripulación del Antartic en su refugio de la isla Paulet, Nordenskjöld en la isla Cerro Nevado y los tres hombres que no lograron contactar a los científicos, en Bahía Esperanza. La Uruguay, en su travesía, llegó a estar a doce millas de la estación del grupo de Nordenskjöld sin lograr avistarla.

     Las condiciones del campo de hielo imponían restricciones en cuanto a la distancia que debía guardar el buque en relación a la costa, debiendo permanecer a mil metros de la misma. Ante tal limitación, Irizar decide desembarcar un grupo de exploración.

     El grupo destacado valiéndose de trineos logra encontrar una tabla de madera, clavada en un palo, en la misma se podía leer : "Sobral, Anderson 1903". Con esta valiosa información la Uruguay leva anclas y navega con lentitud para lograr avistar a los expedicionarios.

     A bordo nadie puede conciliar el sueño, transcurren veinticuatro horas, donde la mirada ansiosa  de los tripulantes observan cada detalle en la costa, finalmente el 8 de noviembre a las cinco de la mañana logran avistar una tienda de campaña, Irizar adopta la decisión de desembarcar para inspeccionar el lugar. Se encuentran con dos miembros de la expedición quienes les informan que el resto del grupo está próximo.

     Estaban pocas horas y, caminando, llegan hasta el lugar donde estaban Nordenskjöld y su grupo  a quienes se habían unido los hombres desembarcados el año anterior. Luego de los emocionados saludos implementan la evacuación de los expedicionarios teniendo presente las malas condiciones climáticas y disponen la búsqueda de los náufragos del Antartic.

     En la madrugada del 9 de noviembre, Irizar se dirige con la Uruguay hacia el oriente, único dato dado por Larsen para el caso de no poder contactarse tal como le ocurrió. Estando próximo al extremo Norte de la Isla Paulet fondea, enviando una embarcación a tierra  bajo el mando del teniente Hermelo.

     Al cabo de unas horas logran encontrar al grupo de Larsen, quien relata sus empeños en encontrar a Nordenskjöld, que tuvieron lugar durante los meses anteriores.

       El 15 de noviembre, durante el viaje de regreso, en las cercanías de las islas Shetland del Sud  se desata un fuerte temporal. Es una última prueba que impone el trabajo mancomunado de suecos y argentinos. Aunque los daños son importantes, ya que resultan desarbolados el palo mayor y el trinquete, la corbeta continúa su viaje llegando el 22 de noviembre a Santa Cruz.

       Finalmente el 2 de diciembre arriban a Buenos Aires donde una multitud da la bienvenida a los científicos y a los hombres que realizaron la proeza de rescatarlos en un medio hostil y apenas conocido.


Volver

Inicio

Nota: la información fue preparada por www.irizar.org, sitio no oficial de carácter educativo, rogamos citar fuente en caso de hacer uso de la misma.

"Cruz del Sur" Historia Actividades Contacto Enlaces Imágenes
Navegando en el campo de hielo Navegando en un desfiladero de témpanos
Rompehielos A.R.A. "General San Martín"

Fuentes Armada Argentina-Servicio de Hidrografía Naval, CONICET, Dirección Nacional del Antártico, Gaceta Marinera