Ojos poderosos sobre la Antártida:

Como es sabido, los reclamos de soberanía sobre la Antártida están suspendidos desde que el Tratado Antártico se convirtiera, hace medio siglo, en el instrumento legal de la comunidad internacional para evitar una carrera por la ocupación y explotación en el continente blanco.

El renovado valor estratégico de los recursos naturales y el cambio climático que está produciendo gigantescos deshielos, potencian el interés de los países con posibilidad de acceder a esas vastas áreas territoriales y aumenta los riesgos de que se produzcan conflictos por pretensiones superpuestas.

La implicancia inmediata para nuestro país está puesta en la presentación oficial sobre los límites continentales que deberá hacerse antes de mayo próximo ante la comisión respectiva creada por la Convención de la ONU sobre Derecho del Mar. Esta Convención le dio la posibilidad a los países de extender de 200 hasta 350 millas la prolongación de sus lechos marinos.

El mayor riesgo que se presenta es una apertura a la discusión sobre reclamos de soberanía que sumaría otro litigio con Gran Bretaña en el Atlántico Sur. La consecuencia mediata es el debilitamiento de una protección jurídica que ha permitido mantener esa reserva de la humanidad protegida de disputas territoriales entre las potencias y de la explotación económica del Polo Sur. La Argentina ha sido siempre garante de ese resguardo, desde su centenaria presencia ininterrumpida en el continente blanco. La proyección antártica es, en tal sentido, un interés nacional permanente


La redefinición del Tratado Antártico trae el riesgo de una reapertura de los reclamos superpuestos de soberanía, que sumaría otro litigio con Gran Bretaña en el Atlántico Sur.

03/02/09
CLARIN

Volver

Inicio

"Cruz del Sur"

Historia

Ficha Técnica

Contacto

Enlaces

Imágenes

Navegando en el campo de hielo

Navegando en un desfiladero de témpanos

Rompehielos A.R.A. "General San Martín"

Bases Antárticas Argentinas