GRAN BRETAÑA NO SE DETIENE EN EL ATLÁNTICO SUR NI EN LA ANTÁRTIDA:

 

Pidió a una comisión de la ONU extender su control de 200 a 350 millas náuticas.

Como lo hizo la Argentina el 21 de abril pasado, el Reino Unido presentó ayer ante las Naciones Unidas su reclamo para extender sus pretendidos derechos sobre la plataforma continental de las Malvinas, las Georgias y las Sandwich del Sur.

La presentación británica busca que se le reconozca una prolongación del lecho marino de las islas del Atlántico Sur de las 200 millas naúticas que ya ocupa unilateralmente, a 350 millas, que el tope que determina el artículo 76 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR).

La presentación que representantes del gobierno Gordon Brown hicieron ayer a la mañana ante la CONVEMAR fue refutada a la tarde por el gobierno argentino. A través de un comunicado, el canciller Jorge Taiana expresó el "más enérgico rechazo" a la misma. Se informó además que el Gobierno argentino objetará el reclamo, como ya lo había anunciado. "La insistencia británica en pretender arrogarse competencias sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, resulta inaceptable e inadmisible por corresponder el ejercicio de tales competencias únicamente al Estado soberano: la República Argentina", clamó Taiana.

En la práctica, el reclamo británico presentado ayer significará que la presentaciones que hicieron ambos países en torno a las islas del Atlántico Sur se verán congeladas según estipula la CONVEMAR para los casos en que existen disputas de soberanía.

Ambos países cumplieron con la fecha límite de mayo dada por ONU para todos los países que quieran extender su plataforma continental, siempre y cuando lo puedan demostrar con estudios geológicos y de otro tipo.

Para una fuente británica consultada, lo que hizo el Reino Unido ayer fue "un proceso normal" que se debía hacer, en virtud de que Londres "no tiene dudas" de que la soberanía de las islas les pertenece.

Contó también que en 2004 hubo reuniones entre lo dos gobiernos sobre estos temas. Es evidente que no llegaron a nada.

"La exitosa culminación de este proceso confirmará los límites de la jurisdicción británica sobre la plataforma continental, asegurando para las generaciones futuras nuestro derecho soberano a administrar la plataforma", explicitó Lord Malloch-Brown, Secretario de Estado de la cancillería británica, quien fue el enviado de Brown a Buenos Aires en los días previos a la cumbre del G-20, del 2 de abril.

Pero ninguno de los países podía evitar el gesto del otro porque son los que para el derecho internacional sientan precedente.

En abril, Argentina hizo un reclamo completo por toda su plataforma continental, incluyendo a Malvinas, Georgias y Sandwich más el llamado Territorio Antártico Argentino. En total, dicha extensión, le sumaría 1,7 millones kilómetros cuadrados a los 4,8 millones existentes. Un aumento del 35% del lecho y del subsuelo marino con sus anhelados recursos naturales, que van de la pesca a los hidrocarburos.

A diferencia de Argentina, Gran Bretaña presentó una nota ante ONU por Antártida pero se reservó el derecho a reclamar su lecho marino en el futuro.

La de ayer fue su cuarta presentación sobre extensión de la plataforma continental en distintas partes del mundo.

Por Natasha Niebieskikwiat

12/05/09
CLARÍN

Volver