CAMPAÑA ANTÁRTICA 1999-2000

PLANIFICACIÓN

El Componente de la Armada, al mando del mismo capitán de Navió Genné comprendía como Unidades Asignadas :

Rompehielos ARA “Alte. Irizar” al mando del capitán de fragata D. Eugenio L. Facchin.

Buque Oceanográfico ARA “Puerto Deseado” comandado por el capitán de fragata D. Jorge Gopcevich Canevari.

Como Unidad Agregada se consignaba:

Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros con dos aparatos Sea King al mando del capitán de corbeta Av. Nav. D. Daniel Solari.    

DESARROLLO DE LAS OPERACIONES

Rompehielos “Alte. Irizar” – 1era. Etapa

Tal como estaba planificado el 3 de enero del 2000, zarpó el buque desde Bs. As. para su pasaje habitual por Puerto Galván a fin de completar combustible y embarcar ambos helicópteros Sea King de la ARA (H-232 y H-235). Tal maniobra la realizó los días 5 y 6, poniendo luego rumbo, directo a la Base Jubany, donde arribó luego de 5 días de navegación. El 12 de enero en dicha base procedió a aprovisionarla parcialmente y desembarcar personal;  luego, al día siguiente se dirigió a la Base Esperanza para efectuar la misma maniobra y más tarde fondeó frente a la Base Marambio, permaneciendo por casi 2 semanas, lapso durante el cual se efectuó el aprovisionamiento total de combustible, se desembarcó personal y se embarcaron tubos vacíos y pasajeros arribados por vía aérea, para ser transportados a otras bases. Cabe consignar que la maniobra se desarrolló sin inconvenientes y que, durante la estadía instructores de vuelo de la Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, procedieron a adiestrar a los pilotos de las aeronaves Bell 212 de la FAA a operar en la cubierta de vuelo del rompehielos.

El 28 de enero, regresó a Esperanza, para desembarcar personal arribado a Marambio y continuar con el reabastecimiento de materiales; al día siguiente regresó también a Jubany a continuar con las mismas tareas. Luego puso rumbo al Destacamento Cámara y una vez arribado desembarcó al personal que habilitaría dicha base y los víveres y materiales necesarios para su subsistencia, maniobra que repitió los días siguientes en el Destacamento Decepción, las bases Primavera, Brown y el Refugio Dedo.

Cuando emprendía el regreso a Ushuaia, el último día de enero, recibió un pedido de auxilio del buque de turismo “Clipper Adventurer”  que se hallaba aprisionado en un campo de hielo en cercanías de la Bahía Hanussen, al oeste de la Península Antártica en posición lat. 66º 43´ S long. 67º 31´ W, por lo que se dirigió a ese lugar, a efectuar el auxilio del mencionado buque, maniobra que se relatará más adelante.

Finalizada la misma el 1º de febrero, a media mañana se dirigió de regreso a Ushuaia donde arribó el día 3.

 

Segunda Etapa

Durante su permanencia en ese puerto el buque procedió a reabastecerse, se efectuó el mantenimiento de las aeronaves y embarcó personal científico, dotaciones y grupos de trabajo, zarpando el 10 de febrero de regreso a la Antártida, arribando a la Base Orcadas el día 13 y donde procedió a desembarcar personal y carga. Ese mismo día continuó su derrota a la base Belgrano II.

El rumbo inicial fue 150º, a una buena velocidad ya que no había campos de hielo de densidad. Recién al final del día 16, encontró el primero de 7 décimas, lo que obligó a caer al sudoeste en búsqueda de aguas más libres. Al día siguiente el campo de hielo aumentó su densidad a 8/9 décimas y el 17, ya embicados en las cercanías de la base, detectaron un gran témpano tabular de 20 Km. de largo por 4 de ancho y por la noche comenzó el relevo y reabastecimiento de Belgrano II con vuelos de helicópteros. Posteriormente sobre el comienzo del día 18, se acercó algo más a la base quedando a 11 millas.

A partir de ese día continuaron las tareas mencionadas, aunque con algunas interrupciones durante un par de horas por mantenimiento de la aeronave. Luego en las primeras horas del día siguiente también se interrumpieron por visibilidad nula, reanudándolas algo más tarde. El 20 finalizadas las mismas zarpó con rumbo noreste y por la tarde, embicó nuevamente y procedió a embarcar 3 Tn. de carga medioambiental en una estación de transferencia ubicada sobre la barrera de hielo a unas 120 millas de distancia de la base.

Con el mismo arrumbamiento el 21 de febrero continuó navegando y por la noche cayó al 340º, en dirección a Orcadas, pero encontró un campo de hielo de 9 décimas el que luego se diluye a 7 décimas, por lo que continuó avanzando al noroeste y el 24 arribó a Orcadas, para una rápida estadía en bahía Scotia.

Luego se dirigió a la Base Matienzo, donde el 27 de febrero embarcó 80 Tn. de carga medioambiental y parte del personal y luego, navegando en un campo de hielo, regresó a la Base Marambio, donde también embarcó pasajeros y tambores vacíos. El día 29 de febrero llegó a la Base Esperanza, para desembarcar parte de la dotación, procediendo también a embarcar elementos en desuso y luego pasó por el Destacamento Petrel, embarcando chatarra y tambores vacíos.

El 1er. día de marzo fondeó en caleta Potter, para desembarcar personal de dotación y embarcar 44 Tn. de materiales en desuso a ser conducidos al continente. Ese mismo día puso proa al norte, pasando el 6 de marzo por El Rincón, donde destacó los helicópteros Sea King a su base de Cte. Espora, a fin de someterlos al mantenimiento reglamentario. El día 8 arribó al puerto de Bs. As. dando por finalizada esta etapa.

 

Tercera Etapa

En su permanencia en Bs. As. desembarcó personal científico, dotaciones salientes y la carga de chatarra y basura y se reaprovisionó de víveres y agua, zarpando de regreso a la Antártida el 20 de ese mes. Al día siguiente cuando navegaba  a la altura de la bahía de Sanborombón, recibió la orden de destacarse a una posición ubicada a unas 300 millas al este de Comodoro Rivadavia, donde se hallaba siniestrado un helicóptero Puma de la Prefectura Naval Argentina, e incorporar al buque,  en el mar un helicóptero Sea King, con material y personal de buzos para apoyar al Puma. También recibió la orden de destacarse a máxima velocidad el “Puerto Deseado”, el que debía colaborar con el resto de las Unidades  que se hallaran en el área para mantener el Puma a flote.

Al mismo tiempo el Comando del rompehielos fue designado Comandante de Escena en Acción con la misión de recuperar el aparato siniestrado y levantarlo con la grúa propia a bordo. Por la tarde del día 21 se incorporó al buque al través de Pinamar, el Sea King de la Armada con dos buzos a bordo. Durante todo el día continuó navegando, en dirección al punto donde se hallaba aún a flote el Puma de la Prefectura y el día 23 por la mañana entró en ligazón radiotelefónica  con el guardacostas “Prefecto Derbes” de esa Fuerza de Seguridad y el “Puerto Deseado”, los que mantenían a flote al aparato.

Sobre el mediodía arribó el rompehielos al lugar e inició la inspección del helicóptero caído, recibiendo además un helicóptero Puma de la misma Fuerza que traía material y personal para la recuperación, el que, una vez embarcado lo transportado, decoló nuevamente de regreso a Comodoro Rivadavia. Esa tarde se realizó la maniobra necesaria para la recuperación, pero resultó fallida por rotura del cable de acero que se había pasado para hacerlo firme, y dado que el estado del mar hacía rolar y cabecear al buque decidieron poner un estrobo más largo. Esa maniobra se realizó cuando ya el sol se había puesto y ya a la noche se logró izar a bordo al aparato y apoyarlo sobre una cama de chiquillos en la cubierta de vuelo, confirmando la inexistencia del cuerpo del copiloto y la pérdida del rotor de cola.

Finalizado el salvamento se dirigió a Puerto Galván donde arribó el día 24 de marzo, procediendo a desembarcar al Puma, reaprovisionarse de combustible y embarcar los helicópteros de Armada, personal científico y dotaciones entrantes, zarpando nuevamente el día 26 hacía la Base Jubany. Una vez arribado a esa base el 1er día de abril, desembarcó personal científico, haciendo los mismo, los días siguientes en los destacamentos Cámara y Decepción y en la isla Dedo.

El día 3 de abril, pasó por la Base Brown donde embarcó carga medioambiental, evacuó al personal y clausuró las instalaciones; al día siguiente en la Base Primavera y luego en el Destacamento Decepción efectuó movimiento de personal científico. Posteriormente en Cámara evacuó personal y carga medioambiental, clausurando asimismo las instalaciones.

El próximo destino fue nuevamente Jubany; allí debió efectuar un circuito hipódromo en bahía Guardia Nacional, ya que había un temporal de 40 nudos, y el día 7 fondeó en caleta Potter, finalizó el aprovisionamiento y embarcó chatarra y basura, maniobra que repitió el 8 y el 9 de abril en la Base Esperanza. Ese último día nuevamente debió soportar un temporal de 60 nudos. Al día siguiente pasó por el Destacamento Petrel, en una tarea no planificada para retirar chatarra y regresó a la Base Marambio donde permaneció entre el 11 y el 15 realizando movimiento de personal y embarcando carga medioambiental, en vuelos de helicópteros que se vieron frecuentemente interrumpidos por mala meteorología (los días 12 y 13 no se pudo volar por tener vientos de hasta 45 nudos). El 14 el buque debió zarpar para aguantar el temporal navegando.

Finalizada la estadía en esa base, regresó a Esperanza a desembarcar personal y luego se dirigió a decepción. Posteriormente puso proa a bahía Margarita, y por la noche del 17 tuvo otro temporal de 40 nudos, arribando al día siguiente a la Base San Martín. La reabasteció totalmente y efectuó el relevo de su personal; por último embarcó carga medioambiental y el 20 zarpó de regreso. Durante la derrota efectuó tareas de balizamiento en el estrecho Bismarck y luego pasó por la isla Trinidad para inspeccionar el Refugio Caillet Bois. El siguiente destino fue caleta Cierva y el 23 de abril hicieron trabajos en la baliza Kaiser. Al día siguiente pasó por el Destacamento Melchior para realizar algunos trabajos de reparación y luego evacuar al personal, cargar chatarra y clausurar las instalaciones. Entre los días 25 y 27, efectuó las mismas maniobras en Primavera y Decepción y el último día de abril, regresó a Jubany para finalizar con el aprovisionamiento y embarcar carga de medioambiente. El día 29 hubo un intercambio de comunicaciones entre el buque y el buque de investigación norteamericano “R/V Nathaniel B. Palmer” y más tarde anevizó en el “Alte Irizar” un helicóptero del rompehielos alemán “Polarstern”.

El 1er día de mayo regresó a Esperanza; al día siguiente pretendió llegar a Marambio, pero el campo de hielo le impidió acercarse por lo que, embicado a 32 millas, desembarcó por helicóptero 76 pasajeros que se trasladarían a Bs. As. por vía aérea. Finalizado esto, puso proa al este, para hacer su último apoyo a la Base Orcadas; el 7 de mayo completó el reaprovisionamiento, embarcó al Grupo de Reparaciones y carga medioambiental y zarpó de regreso al continente.

El 12 de mayo en El Rincón destacó a los helicópteros Sea King de regreso a su base el día 14 entró al puerto de Bs. As., dando por finalizada la campaña con 21000 millas navegadas.

 

Buque Oceanográfico “Puerto Deseado”

Zarpó el 7 de febrero desde Mar del Plata, dirigiéndose a Ushuaia, donde entre el 12 y el 14 efectuó una escala logística. Zarpado nuevamente hacia la Antártida, el 17 de febrero arribó a la isla Decepción permaneciendo hasta el 1er día de marzo, efectuando actividades de batimetría y oceanografía, en aguas interiores de la isla y la parte exterior para completar cartas náuticas internacionales.

Para esta tarea, tenían destinado un bote de goma al que se le instaló instrumental necesario para el sondaje, posicionamiento y registro de los datos, pero ocurrió que el estado del mar en general mojaba los instrumentos por lo que se decidió, utilizar la lancha del ex transporte “Bahía Paraíso”, que estaba embarcada en el “Puerto Deseado”. Esta lancha se arriaba e izaba con la grúa del buque, pero debido a los rolidos la maniobra era muy peligrosa, lo que obligaba a realizarla en aguas interiores de la isla, eligiendo cada vez un lugar adecuado donde el buque no rolara.

En una oportunidad, cuando trabajaba en el exterior de la isla se levantó un temporal que si bien permitió al personal, embarcar en el buque, impidió la maniobra de izado de la lancha, y se decidió llevarla remolque, mientras el “Puerto Deseado” se dirigía hacia el interior de la isla. Durante la travesía que lógicamente fue a baja velocidad, la lancha fue embarcando agua y finalmente quedó sumergida, pero como el buque la seguía remolcando, una vez pasados los fuelles de Neptuno, a la entrada de Decepción, mediante una complicada maniobra, se la pudo recuperar e izar a bordo. Trabajando intensamente el personal, a las órdenes de jefe de máquinas y luego de un desarme completo a bordo, consiguieron ponerla nuevamente en servicio y así continuó operando durante el resto de la campaña.

Finalizada la tarea en Decepción se dirigió a la Base Jubany para embarcar tambores vacíos destinados a la Base Brown y personal científico que operaría en la zona del hundimiento de ex-transporte “Bahía Paraíso”. El 3 de marzo regresó a Decepción a los fines de completar la tarea pendiente y dos días después realizó una apoyo a la Base Primavera. Al día siguiente llegó a Brown, para desembarcar una cocina industrial y los tambores destinados a esa base y luego prosiguió su derrota a bahía Margarita, para efectuar las mismas tareas de completamiento de datos, para la cartografía internacional. Por la presencia de hielos a la entrada a la bahía se debió realizar por afuera, navegando el mar de Bellingshausen, donde el estado del mar hacía muy incómoda la navegación del pequeño buque.

En la oportunidad los sondajes se realizaron utilizando el buque y en los lugares de menor profundidad operaron con la lancha o bote neumático.

Finalizado el trabajo el día 13 puso rumbo a Puerto Arturo, donde hasta el 16, efectuó tareas de extracción de muestras de agua en cercanías del casco hundido del “Bahía Paraíso”. Luego regresó a Brown y el refugio de la isla Dedo, donde embarcó muestras científicas, transportándolas a la Base Jubany. Una vez desembarcadas junto con el personal científico, el 17 de marzo regresó a Ushuaia, y allí también el día 20 de marzo desembarco personal científico.

Al día siguiente, alertado del siniestro producido al helicóptero Puma de la Prefectura Naval, zarpó en apoyo de los guardacostas de esa fuerza, que lo estaban manteniendo en la superficie. Al llegar el “Puerto Deseado” le armó un boyado con tambores vacíos que le permitió aguantar hasta la llegada del rompehielos, que logró izarlo a bordo, como fue comentado en el relato de la    3 era etapa del mismo. Habiendo finalizado exitosamente la misma, el 23 se destacó de regreso a su base y al día siguiente entró a Mar del Plata, finalizando su campaña con 7055 millas navegadas.

 

Asistencia y remolque al buque de turismo “Clipper Adventurer”

El 31 de enero, encontrándose el rompehielos en la zona de Puerto Arturo, se recibió un llamado de la estación Palmer de EEUU, dando cuenta que el mencionado buque se hallaba atrapado en un campo de hielo en lat. 66º 43´y long. 67º 31´. Posteriormente por Inmarsat, el buque manifestó que no podía propulsar y solicitó ayuda del rompehielos, por lo que este se dirigió de inmediato al punto mencionado, destacando por la tarde un helicóptero para efectuar un reconocimiento glaciológico y del “Clipper Adventurer”. Una vez regresada la aeronave, se inició la navegación en el campo con proa a la boca de la bahía hanussen, arribando a la zona del buque atrapado, en la última hora de ese día y navegando a su alrededor para romper el hielo y disminuir la presión sobre el casco.

Luego en la madrugada del día siguiente, se pasó un remolque doble desde el rompehielos al buque atrapado y comenzó a remolcarlo, para hacerlo entrar en una grieta previamente abierta en el hielo, maniobra que no dio resultado, entonces se largó el remolque doble de la popa y el “Alte Irizar” se ubicó en la proa del “Clipper Adventurer” y le pasó remolque y lo posicionó en la mencionada grieta. Luego nuevamente se le pasó remolque desde la popa y se lo traccionó haciéndolo navegar por el canal abierto, pero siendo el campo my denso tuvo que largar el remolque y dando máquinas atrás y adelante pudo abrir otro canal. Esta maniobra se tuvo que repetir varias veces hasta que a las 0820 hs., con el buque remolcado se pudo comenzar a navegar a una velocidad de 6 nudos, previo vuelo glaciológico efectuado por el helicóptero. Una hora después se salió del campo de hielo y navegó en conserva con el auxiliado, hasta confirmar que no tenía daños y que podía navegar por sus propios medios. A continuación se largó el remolque y se realizó un giro alrededor del “Clipper Adventurer”, pasando al habla y recibiendo el agradecimiento de la tripulación y el pasaje, dando por finalizada la maniobra.

 

Otro medios intervinientes en la campaña

Los avisos “Gurruchaga” y “Suboficial Castillo”, intervinieron en la Patrulla Naval Antártica Combinada. El primero zarpó de Ushuaia, para incorporarse como buque de servicio en el período San Martín Alfa, a principios de diciembre de 1999, dirigiéndose al sector antártico, donde arribó el 10 de diciembre para fondear frente a la Base Jubany y al día siguiente visitó la Base Frei y posteriormente la Base Bellingshausen. El día 12 comenzó su período, efectuando ejercicios de remolque efectivo con los avisos chilenos “Leucotón” y “Lautaro” en bahía Guardia Nacional y donde se realizó posteriormente las reuniones de crítica.

Más tarde se dirigió a las islas Orcadas para llevar correspondencia, víveres y en apoyo de la base y el día 15 regresó a la caleta Potter. Posteriormente en los días siguientes estuvo efectuando el patrullado de la zona de la bahía Guardia Nacional y mar de la Flota donde se realizó el traslado de personal para inspección e la baliza Ardley.

El 18 de diciembre procedió a realizar la inspección, arrancho y retiro de tres tambores de basura del refugio Ballvé, aunque no pudieron entrar por falta de la llave; el aspecto exterior era bueno, con la pintura en buen estado lo mismo que el techo. El refugio de emergencia estaba abierto, con elementos en desorden y víveres en descomposición.

Posteriormente se visitó la Base China Gran Muralla. Al día siguiente realizó un apoyo al personal de la Base Gabriel de Castilla, colaborando técnicamente en la puesta en marcha de motores fuera de borda y trasladando posteriormente científicos desde esa base al exterior de la isla Decepción. Al pasar por los fuelles de Neptuno, se encontraron con un velero de tres palos que estaba saliendo sin hacer la correspondiente llamada en el canal 16, poniendo al aviso en una situación riesgosa, que debió efectuar una rápida maniobra para efectuar la colisión.

El 5 de enero trasladó personal desde la Base Artigas a las bases Arctowsky, Lemay y Ferraz. También apoyó con información meteorológica al velero de bandera suiza “Philos” y trasladó personal científico desde Jubany a bahía Laserre, y al refugio Elefante el cual inspeccionaron y arrancharon. Desde el Refugio Ardley retiró basura y la inspección del Refugio Gurruchaga, mostró que había humedad ya que la mitad del techo no tenía membrana asfáltica y la pintura exterior se encontró en mal estado.

De la maniobra para embarcar agua del chorrillo en caleta Potter, hizo una excelente relación con dibujos de la utilización de botes, amarras y lugares en tierra para hacerlas firme. También obtuvieron fotos digitales del radar para posterior divulgación de otros usuarios. El período de guardia finalizó el 8 de enero del 2000 habiendo navegado en las operaciones 2800 millas.

El aviso “Suboficial Castillo”, designado para realizar el período Bravo, zarpó para ese fin desde Ushuaia el 25 de enero del 2000, luego de cruzar el Drake, el 27 entró al sector antártico dirigiéndose a caleta Potter y allí fondeó, reuniéndose con el “Alte. Irizar”. Posteriormente a los pocos días se reunió en el fondeadero con el buque de investigación “Humbolt” y también realizó la maniobra de embarcar agua del chorrillo de la caleta. El 3 de febrero se reunió con el aviso chileno “Lautaro” al cual le tomó la guardia, efectuando un intercambio de personal. Si bien estaba previsto realizar un ejercicio de remolque con el mismo, se debió suspender por malas condiciones meteorológicas. Luego el 4 de febrero zarpó y se dirigió a fondear en caleta Menguante de la isla Media Luna y personal del aviso colaboró en las reparaciones que se efectuaron al Destacamento Cámara, utilizando materiales que se habían embarcado en la base Jubany y más tarde visitó a la Base Chilena Filness. Al día siguiente se dirigió a bahía Discovery, visitó la base de la misma nacionalidad Pratt y se realizó un intercambio de personal.

El próximo destino fue en la Bahía Guardia Nacional para efectuar tareas hidrográficas y una vez finalizadas, regresó a fondear en Potter donde nuevamente embarcó agua. El día 8 zarpó rumbo a la Base Peruana Macchu Picchu, la que visitó y regresó esa misma noche a Potter. Al día siguiente se desplazó a la isla Decepción y fondeó en Puerto Foster, visitando el destacamento argentino; luego el día 10 inspeccionó el Destacamento Melchior y el 11 se dirigió a bahía del Faro. Dos días después zarpó hacia puerto Arturo y visitó la Base Palmer, aunque no pudo permanecer en el lugar por difíciles condiciones para la navegación con vientos de 36 nudos y témpanos que se le acercaban peligrosamente.

El 14 de febrero fondeó en puerto Lockroy, donde visitó la estación británica convertida en museo y al día siguiente regresó a bahía del Faro. El 16 de febrero se recibió a bordo un mensaje de socorro, donde no se especificaba ni el tipo de buque ni la posición y como tampoco hubo repetición, permanecieron en puerto Locroy atentos y esa noche se recibió la visita de tripulantes de buque ruso “Orlova”. Al día siguiente zarpó navegando por el mar de la Flota estableció ligazón con el aviso chileno “Leucotón” y posteriormente fondeó nuevamente en caleta Potter, para embarcar agua. Finalizada la maniobra se dirigió a fondear en bahía Discovery y luego en el fondeadero Johnson para más tarde dirigirse a bahía Paraíso y visitar la Base Brown, donde desembarcaron materiales para su mantenimiento, y luego fondeó nuevamente en bahía del Faro.

El 19 de febrero realizó un ejercicio SAR y de control de contaminación con el buque de bandera argentina “Ushuaia” y luego inspeccionó el refugio Grotesca, visitó la Base Ucraniana Verdanasky y luego puso proa a puerto Mikkelsen donde inspeccionó el refugio Caillet Bois. Tres días después regresó a la isla Decepción y recorrió los distintos fondeaderos, desembarcando personal científico. El 27, luego de pasar nuevamente por Potter se dirigió a la base O´Higgins y desembarcó científicos en punta Duthoit y la Base Arctowsky; más tarde fue a caleta Mariana y visitó la Base Artigas. Esa noche llegó a la isla Media Luna, visitó el Destacamento Cámara y luego el 29 de febrero, por el término de sus tareas puso rumbo a Ushuaia donde llegó el 3 de marzo, habiendo navegado 3460 millas.

El comando hizo un balance de sus operaciones que habían durado 28 días, durante las cuales además de los apoyos prestados, realizó algunas tareas ordenadas por el COCOANTAR, las que consistieron en comprobar la existencia y posición GPS de algunas rocas denunciadas en años anteriores, destacándose las tareas batimétricas realizadas en bahía Paraíso donde había tocado fondo el buque de turismo “Hanseatic”. También verificaron la existencia de algunas balizas como la Lieja, que fue encontrada destruida y la islote Sudeste que estaba en buenas condiciones.

Los medios aéreos asignados a la campaña, cumpliendo las tareas planificadas volaron:

 

Hércules C-130 de transporte de la FAA: 95,5 hs. ; Twin Otter de la FAA: 85 hs.; helicópteros Sea King de ARA: 320 hs. y Bell 212 de FAA: 110 hs.

Fuente: La Armada Argentina en la Antártida, Campañas Navales Antárticas 1980-2000. Fuerza Naval Antártica-Armada Argentina, Capitán de Navío (R) Carlos Alberto Coli