Campaña Antártica 1991/92

PLANIFICACIÓN Y ALISTAMIENTO

Para esta campaña, el Ministro de Defensa le envío al Director Nacional del Antártico, una nota el 12 de julio de 1991, en la cual le comunicaba que de acuerdo a la situación económica imperante y al presupuesto asignado a ese ministerio, la campaña antártica 91/92, debía estar circunscripta a realizar exclusivamente el reaprovisionamiento de las bases y recambio del personal asignado a las mismas, actos que consideraba de insalvable cumplimiento. Paralelamente le ordenaba que realizara las mínimas tareas científico-técnicas, compatibles con los pocos desplazamientos que realizaran los medios puestos a disposición del COCOANTAR, conceptos que luego confirmó en la correspondiente directiva de planeamiento Nº1 “S”/91.

Era evidente que el exiguo presupuesto asignado para esta campaña, debía utilizarse en efectuar los relevos y reabastecimientos de las bases aprovechando los desplazamientos que realizaran los buques (fundamentalmente el rompehielos), para desplegar y luego evacuar los científicos, que deberían acomodar sus tareas a esos pocos traslados.

La organización como era normal, contemplaba los tres componentes de las FFAA y la DNA. El Componente Naval, al mando del mismo COCOANTAR, abarcaba:

- Rompehielos ARA “Alte. Irizar” al mando del capitán de fragata D. Carlos D. Carbone.

- Aviso ARA “Cte. Gral. Irigoyen”, comandado por el capitán de corbeta D. Ricardo L. Alessandrini.

- Grupo Aeronaval Embarcado con helicópteros H-3  Sea King, (2H-238 y 239) al mando del capitán de corbeta Av. Nav. D. Oscar O. Brandeburgo

- Aviso ARA “Francisco de Gurruchaga”, bajo el mando del capitán de corbeta D. Osvaldo A. Faramiñan, disponible en Ushuaia.

El Componente de Ejército, destacaba 2 helicópteros Super Puma para ser embarcados en el rompehielos (AE-525 y 527) y la Fuerza Aérea, 2 helicópteros Bell 212 y 1 avión Twin Otter, basados en Marambio. Asimismo operarían aviones Hércules  C-130, a requerimiento.

DESARROLLO DE LAS OPERACIONES

Rompehielos “Alte. Irizar”- Primera Etapa

Zarpó desde Bs. As. el 16 de diciembre de 1991, con rumbo a Puerto Galván para hacer su acostumbrado aprovisionamiento de combustible, el que realizó entre 19 y 21, zarpando nuevamente hacia la Antártida. En el Canal Principal, embarcó los helicópteros Super Puma del EA y el día 26 arribó a caleta Potter, comenzando la descarga y relevo del personal científico. Al día siguiente zarpó y reabasteció al Destacamento Cámara y luego al de Decepción, operando desde el sur de la isla, donde el buen tiempo acompaño los vuelos de helicóptero, por lo que finalizaron esa tarea en forma rápida; también se recambió los botellones en la baliza Ardley.

El día 28, efectuó varias operaciones: en primer lugar desembarcó personal en la Base Primavera, luego hizo lo mismo con personal científico y reabasteció la Base Brown y efectuó la misma tarea en el Refugio Dorian. Asimismo recambió botellones y dejó en servicio la baliza Grumete. Posteriormente efectuó un vuelo glaciológico para explorar el canal Neumayer y por éste regresó al norte, ingresando al Gerlache y mar de la Flota. El día 29 arribó a la Base Esperanza, la que también reabasteció y relevó su personal y al día siguiente finalizada esta tarea, se dirigió a Marambio para efectuar las tareas habituales, fondeando en la bahía López de Bertodano.

El 2 de enero del nuevo año, debió suspender las operaciones helitransportadas y zarpó para realizar tareas oceanográficas en el mar de Weddell, aunque al día siguiente, al mejorar la meteorología, retornó a Marambio, fondeando en la Bahía Pingüino. El 4 de enero zarpó nuevamente y se dirigió al norte para reunirse con el Buque Oceanográfico “Espérides” de España, procediendo a embarcar en el rompehielos a una comitiva presidida por el Ministro de Educación y Ciencia de ese país, que debían volar al continente desde la Base Marsh, pero por estar esta inoperable, solicitaron que fueran conducidos a Marambio, la cual estaba operable para los Hércules        C-130. Es de hacer notar que el mencionado ministro en esa época era el Sr. Javier Solanas, que luego fue Secretario General de la OTAN y que siempre ha guardado un excelente recuerdo de esa breve estadía en el rompehielos, circunstancia en que le hizo notar al capitán Pueyrredón, en ocasiones posteriores en que lo ha encontrado en Europa.

En esta oportunidad descargaron hasta finalizar el día 5 y embarcando personal arribado por vía aérea desde el continente, para las bases Esperanza, Orcadas y Belgrano II, zarpó para continuar las tareas oceanográficas en la zona antes indicada.

Finalizadas las mismas, el día 6 efectuó tareas de balizamiento en rocas Denticuladas (baliza Posterior) y baliza Punta Bajos y regresó a Esperanza, desembarcando al pasaje destinado a esa base; luego zarpó con rumbo a Orcadas y en la derrota inspeccionó el Destacamento Petrel, arribando a la mencionada base el 8 de enero y embicando en el hielo en bahía Scotia. Todo ese día estuvo descargando materiales y desembarcó a la dotación entrante; en las últimas horas zarpó hacia la Base Belgrano II.

Al día siguiente navegando hacia el este ya tenía campos de hielo de 8/10 décimos, por lo que debió buscar aguas más libres, las que encontró el 10, aunque con campos alternativos de 4/7 décimos, con arrumbamiento estesudeste y por la noche pudo caer a un rumbo 150º, más directo y avanzar 60 millas por cuarto. El día 12 encontró nuevamente algunos campos livianos que no retardaron su avance y al día siguiente se hicieron más densos llegando a los 10 décimos y bajó su velocidad a escasos 2 nudos, esto ocurrió cuando se hallaba en lat. 72º 32´ y long. 18º 55´. Esa noche estaba embicado en el pack, sin poder avanzar, por lo que al día siguiente efectuó un vuelo glaciológico y debió realizar una voladura del bandejón donde se había detenido, habiendo dado en esta oportunidad un buen resultado.

El 15, mediante otro vuelo, consiguió llegar a aguas libres y caer al sudoeste pero nuevamente fue detenido por un campo denso y debió caer al rumbo 040º, buscando lagunas. Así siguió los días sucesivos cayendo a diversos rumbos pero con un mejor avance, llegando el día 17 frente a la Base Halley Bay. Por la tarde estuvo realizando trabajos oceanográficos, permaneciendo al garete en lat. 76º 23´y long. 30º; continuó luego la navegación en campos de 9/10 décimos y el 19 de enero embicaron en el hielo en bahía Vahsel a 11millas de la Base Belgrano II, permaneciendo en el lugar durante 48 hs, efectuando el relevo de la dotación y reabastecimiento de esa base.

En esta oportunidad recibieron a bordo a una delegación del buque noruego “Aurora”, que se hallaba en la región descargando materiales para la construcción de la Base Blaenga de ese país y el 21 enero, el mencionado buque se amadrinó al rompehielos el que procedió a entregarle combustible.

Finalizada la maniobra zarpó de regreso a Orcadas, con arrumbamiento norte y a una velocidad de 5 nudos, encontrando nuevamente un campo de 10 décimos por lo que debieron realizar vuelos glaciológicos el 21 y el 22, encontrando al día siguiente aguas más libres; adoptando el rumbo noroeste, pudo avanzar a unos 12/15 nudos. En los días siguientes navegó al norte, encontrando algunos campos pequeños de 2/4 décimos, que aunque esporádicamente se hicieron más densos, llegando a 8 décimos, aunque no le impidieron el día 26 caer al oeste, proa a la Base Orcadas.

El día 27 fondeó en bahía Scotia para continuar la descarga de materiales y al día siguiente zarpó para reunirse con el Aviso “Irigoyen”, al que reabasteció de agua, combustible y víveres en el estrecho Mac Farlane.  El 29 zarpó con rumbo a Ushuaia, pasando previamente por el Destacamento Cámara donde embarcó al personal del Grupo de Tareas Vulcantar Decepción, que había sido evacuado previamente por el aviso desde la isla decepción. El 1er. día de febrero por la noche se amarró en el muelle de combustible. Allí los días 5 y 6 de febrero se reabasteció, embarcó personal y carga para la Antártida y se produjo el relevo de los helicópteros del Ejército, por los Sea King de la Armada. 

Segunda Etapa

Finalizadas las maniobras de reabastecimiento del rompehielos volvió a zarpar a la Antártida el 6 de febrero; al entrar al Drake tuvo bastante viento y mar del sudoeste, realizó estaciones oceanográficas, poniendo proa a bahía Margarita. El 9 de febrero en bahía Guillermina, se reunió con el Aviso “Irigoyen” y luego de reabastecerlo continuó su destino.

Al día siguiente por problemas meteorológicos estuvo navegando en un circuito hipódromo y realizando tareas batitermográficas y el 11 de febrero, en la bahía Margarita llegaron a 11 millas de la isla Millerand, iniciando el reabastecimiento de la Base San Martín. Los días siguientes estuvo realizando esa maniobra y el 14, finalizada la misma, se retiraron hacia bahía Dorian y llegó a Decepción al día siguiente. Luego continuó su periplo, arribando a bahía Esperanza y Destacamento Cámara donde embarcó al personal que lo había ocupado durante la campaña ; el 17 regresó a Esperanza, donde permaneció durante 24hs. y posteriormente luego de atravesar un campo de hielo en el Antartic, arribó a Marambio y fondeó en la bahía Pingüino.

El día 20 finalizó las operaciones pero por presencia de hielo, tuvo que permanecer hasta el 23 por la noche y zarpó atravesando un campo de 7/9 décimos debiendo efectuar un vuelo glaciológico para encontrar la salida y dirigirse a Orcadas. El día 25 efectuó el último reabastecimiento a esta base y luego se dirigió a la zona de las islas Georgias a efectos de realizar la inspección de las normas de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos. Finalizando este cometido en colaboración con el Ministerio de RREE y Culto, el 27 de febrero puso rumbo a Bs. As. atravesando por la noche un temporal de 50 nudos de viento, arribó a su apostadero el día 3 de marzo, habiendo navegado 13400 millas.

Aviso ARA “Irigoyen”

Comenzó la campaña desde Mar del Plata zarpando el 13 de diciembre de 1991, con rumbo a Puerto Belgrano, donde ingresó para embarcar personal y materiales de buceo. Permaneció en esa base hasta el 19 de diciembre, día en que zarpó con rumbo a Ushuaia, donde llegó el día 26. El 1er día de enero zarpó hacia la Antártida arribando a la Base Jubany el día 3, allí estuvo efectuando tareas de balizamiento; luego el día 5 llegó al Refugio Dorian desembarcando personal y material oceanográfico y al día siguiente hizo lo mismo en la Base Brown; posteriormente en la Base Primavera estuvo realizando tareas oceanográficas.

A partir del 6 de enero le ordenaron que se mantuviera operando a menos de 24 hs. de rada Pingüinera de la isla Decepción, con capacidad para evacuar al personal científico y técnico del Grupo de Tareas Vulcantar Decepción destacado en esa isla, por haberse producido movimientos sísmicos. Mantuvieron contactos radiales frecuentes con ese personal para tener actualizados el conocimiento de la situación y sus condiciones de seguridad.

El día 7 de enero, arribó a Puerto Arturo, fondeando en el lugar en cumplimiento del Plan de Contingencia Antipolución. Al día siguiente se procedió a inspeccionar con botes de goma el casco hundido del ex-Transporte “Bahía Paraíso” y reconocer la zona, no detectando pérdidas de combustible. Posteriormente en los días siguientes pasó nuevamente por el Refugio Dorian y la Base Brown, efectuando tareas planificadas.

El 11 de enero regresó a la Base Jubany para embarcar agua del chorrillo, y el día 14 embarcó en el Destacamento Cámara a un grupo de geólogos y técnicos de la DNA, a los que trasladó hasta bahía falsa en la isla Livingston para recoger muestras geológicas; debido a las malas condiciones meteorológicas la tarea no pudo ser finalizada, siendo entonces conducidos de regreso a Cámara.

Al día siguiente se dirigió a la bahía Guardia Nacional para realizar tareas topográficas y luego en la Base Marsh de Chile, en la cual embarcó un grupo de filmación, llegado por vía aérea a esa base. Posteriormente regresó a Jubany para embarcar agua durante las siguientes 48 hs.

El 19 de enero, ante un agravamiento de la situación en la isla Decepción procedió a zarpar de caleta Potter y dirigirse al lugar constituyéndose en Comandante en Escena de Acción.

Arribó a la mencionada rada por la mañana, para evacuar al personal argentino, constituido por ser científicos, invitando al extranjero a hacer lo mismo, pero decidieron quedarse bajo su propia responsabilidad. Las condiciones en la zona eran muy malas con vientos de 35 nudos del este, por lo que se efectuó la evacuación de los argentinos desde Puerto Foster  en horas de la tarde. Producido el embarque, se dirigió al Destacamento Cámara donde desembarcó al personal evacuado. En la maniobra y debido al temporal el aviso debió dejar abandonado un bote, el que pese a los esfuerzos de búsqueda efectuados más tarde por el rompehielos, a fines de mes, no pudo ser hallado.

Coordinado con el jefe científico de la Base Brown, el 21 de enero trasladó a dos científicas al Refugio Dorian, las que desembarcaron en el lugar para realizar la recolección de muestras geológicas y un perfil de la playa de la bahía Dorian.

El 22 de enero regresó a Puerto Arturo, alistando los materiales para iniciar las operaciones del ejercicio de control de un eventual derrame. Durante los siguientes días tomaron contacto con las autoridades de la Base Palmer, a efectos de informarles las acciones que iban a emprender y el personal estuvo clavando estacas y fondeando muertos para desplegar una barrera de contención de hidrocarburos.

El día 26, finalizado el ejercicio, dejaron fondeados cuatro muertos y clavadas seis estacas de anclaje en la isla Paraíso y en una roca, las que serían suficientes en caso de tener que tender una barrera alrededor del casco hundido, en condiciones normales del mar, viento y hielo, pero la presencia de grandes témpanos en la zona, podrían hacer peligrar tanto la fijación como la integridad de la barrera.

Ese mismo día realizó tareas de balizamiento en las señales Buenos Aires, Errera y Patagonia y más tarde, a principios de febrero, estuvo apoyando al Refugio Dorian, la Base Brown y el Destacamento Cámara. El 9 de ese mes se reunió nuevamente con el rompehielos en bahía Guillermina, recibiendo víveres y repuestos. Luego apoyó al Refugio Ballvé y el día 11 realizó una visita a la Base Artigas del Uruguay, dirigiéndose después a la Base Jubany para cargar nuevamente agua en el chorrillo, donde permaneció hasta el día 16. Ese mismo día efectuó tareas en la baliza Ardley.

El 17 de febrero se dio por terminada su participación en la Antártida, regresando a Mar del Plata. Había navegado un total de 7000 millas.

Los medios aéreos involucrados realizaron las operaciones planificadas, volando un total de 826 hs. discriminadas de la siguiente manera: los aviones Hércules C-130, en sus vuelos de traslado de personal a y desde la Antártida 255 hs.;  los aparatos de transporte Fokker F-27 y F-28, también trasladando personal y familiares a Ushuaia 39 hs.; los helicópteros Bell 212 en tareas de reabastecimiento, despliegue y repliegue de científicos operando en Marambio, 150 hs y el Twin Otter en esa misma última tarea 72 hs.; los helicópteros Sea King  103 hs y los Super Puma 207 hs.

 Fuente:La Armada Argentina en la Antártida, Campañas Navales Antárticas 1980-2000. Fuerza Naval Antártica-Armada Argentina, Capitán de Navío (R) Carlos Alberto Coli