Comenzó a cerrarse el agujero de ozono en la Antártida:

Desde finales de noviembre el agujero de ozono ubicado sobre la Antártida comenzó a cerrarse, después de casi 4 meses en donde se registraron bajos niveles de ozono.

Se calcula que en las próximas décadas el agujero comenzará a disminuir en función de que los efectos de los contaminantes que ahora están llegando a la atmósfera son aquellos que se eliminaron hace 10 años

Entre finales de noviembre pasado y comienzos de este mes, el fenómeno del agujero de ozono sobre la antártida comenzó a cerrarse, después de casi 4 meses donde se registraron bajos niveles de ozono, que posibilitaron la incidencia, sobre el continente blanco, de altos niveles de radiación ultravioleta.

Desde el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC) siguieron atentamente el proceso que en cada primavera acapara la atención de un importante número de investigadores y científicos de todo el mundo.

Al respecto, el doctor en ciencias naturales Guillermo de Ferraris comentó que aún hay valores bajos de ozono pero que están concentrados sobre la Antártida, anotando que el proceso del agujero "varía año a año, porque es algo bastante dinámico en función de que las características atmosféricas cambian de un año a otro", por lo tanto "hay años donde las concentraciones de ozono se mantienen más estableces, en otros el agujero es más grande, en otros dura poco tiempo, es decir que son condiciones que año a año varían".

Indicó que en los primeros meses del fenómeno, durante este 2008, se había registrado que era más grande que el año pasado, pero aclaró que "después no tuvimos muchos eventos sobre Ushuaia, sino que se concentró más en la Antártida", remarcando que esa situación se dio "producto de la misma dinámica atmosférica, ya que es un agujero que se mueve y estamos supeditados a que por ese movimiento pase por sobre Ushuaia". Subrayó que en algún momento pasó por encima de la capital fueguina, pero "fueron pocos días y al comienzo de la denominada temporada de agujero de ozono", agregando que "una vez que se comienza a achicar, es más difícil que eso ocurra por el tamaño".

Por otra parte, anotó que cuando pasó por sobre Ushuaia, los niveles de radiación ultravioleta eran similares a los que se registran en Buenos Aires durante el verano.

Recordó que el agujero se produce solamente durante la primavera en el sector antártico, explicando que "no existe agujero en el Polo Norte, más allá de que se puedan hablar de pequeñas reducciones en los niveles de ozono, a los que se denominan micro agujeros", acotando que el adelgazamiento de la capa no se produce en Buenos Aires, ya que "los valores nunca son menores a los 220 Unidades Dobson".

Al hablar de estimaciones, De Ferraris señaló que a nivel mundial se nota una estabilidad en los valores, por lo que "se calcula que en las próximas décadas comenzará a disminuir el agujero, en función de que los efectos de los contaminantes que ahora están llegando a la atmósfera son aquellos que se eliminaron hace 10 años, que es el tiempo que tardan en llegar los gases a la estratósfera, que es donde se ubica la capa de ozono"; de modo que "más allá de que ahora haya una disminución de la contaminación en algunos lugares, los efectos los notaremos dentro de 10 años".

15/12/08
EL DIARIO DEL FIN DEL MUNDO

Volver