2014 - Bicentenario de la Campaña Naval Libertadora Browniana en el Río de la Plata

Operación "Cruz del Sur"

25 de junio -18 de agosto

2002

Asistencia, abastecimiento y ayuda médica al buque alemán "Magdalena Oldendorff"

Al momento de realizarse la operación "Cruz del Sur" no existían registros de que un buque hubiera navegado en aquéllas inhóspitas latitudes durante el invierno austral.




Las razones que llevaron a adoptar la decisión de dejar a buen resguardo al Magdalena Oldendorff y disponer el regreso del rompehielos "Almirante Irízar"

La navegación en el campo de hielo, es decir el mar con su superficie congelada y sujeta a movimiento de deriva por la acción de corrientes marinas y viento, es altamente riesgosa. Intervienen, además de las corrientes y el viento, otros factores como la acumulación de nieve, la presión que ejercen entre sí los bandejones de hielo formando cordones de mayor altura, la presencia de hielos viejos de mayor dureza, etc.

El Irízar comienza las maniobras de asistencia al Magdalena Oldendorff. Se puede observar el canal abierto por el buque argentino en el campo de hielo. Las condiciones eran tan severas que progresivamente se hizo más difícil navegar rumbo al norte.

 

Por esas múltiples razones, que agregan complejidad al tema, son necesarios los vuelos realizados por los helicópteros que tienen por misión observar en detalle el estado del hielo y contrastar esa información con la que brindan los satélites y los servicios meteorológicos.

Al iniciar la navegación en convoy o en fila india, el rompehielos Almirante Irízar se enfrentó a condiciones cada vez más severas en lo referido al estado del hielo y a la meteorología (condiciones glaciometeorológicas). La gravedad de la situación hacía que el hielo que el Irízar fracturaba con su proa se acumulara cerrándose sobre su estela. Es decir, los escombros de hielo se desplazaban de forma tal que que bloqueaban el canal abierto por el rompehielos, interponiéndose entre éste y el buque alemán.

A medida que se navegaba por hielos cada vez más duros éstos imponían al convoy una velocidad de avance cada vez  menor y al mismo tiempo el problema del cierre del canal se acentuaba peligrosamente. Recordemos que el Magdalena Oldendorff tiene doble casco, reforzado para zonas polares, pero que su resistencia es limitada, no se trata de un rompehielos.

El peligro en estos casos involucra a ambos buques, ya que si el rompehielos pierde la capacidad de seguir abriendo camino y se ve rodeado por los hielos sin margen de maniobra, puede llegar a perder su gobierno y comenzar a derivar con el campo de hielo.

La decisión de regresar a una posición segura para estudiar posibles vías de salida fue prudente, al no experimentar cambios favorables las condiciones del hielo en la zona y al tener informes satelitales de que el campo de hielo crecía  día a día, el riesgo se acentuaba.

Consultada la Empresa Oldendorff y con el consenso de la experimentada opinión del capitán del buque alemán, se decidió dejarlo a buen resguardo en la Bahía de Muskegbukta.

Vista aérea de la maniobra de pasaje de combustible. Destacada labor teniendo en cuenta las severas condiciones del invierno antártico.

Previamente se le transfirieron 800.000 litros de gas oil, esenciales para el funcionamiento de la calefacción, los sistemas y el posterior viaje de regreso. Esta maniobra de pasaje de combustible, realizada exitosamente, dejó bien provisto al buque y  el volumen transferido justificó en sí misma la presencia del Irízar.

Asimismo se le suministraron 60 toneladas de alimento, aceite y otros elementos. El Teniente de Navío médico Dr. Juan Carlos Campana permanecerá invernando en el buque alemán a fin de asistir a la tripulación con sus conocimientos profesionales y su experiencia antártica, lograda merced a su permanencia en la Base Orcadas durante un año.

El proceso de descongelamiento paulatino del campo de hielo terminará en noviembre o diciembre, permitiendo que el Magdalena Oldendorff navegue rumbo al Norte para ese entonces.

El Almirante Irízar al llegar a donde se encontraba varado el Magdalena Oldendorff.Las reservas de combustible del buque alemán alcanzaban para algunos días más.

 

Cuando de planificó la operación "Cruz del Sur" se establecieron distintas etapas tentativas:
  1. Llegar hasta el Magdalena Oldendorff, en una primera instancia hasta estar dentro del radio de acción de los helicópteros y luego, de ser posible, con el mismo "Almirante Irízar".
  2. Si lo anterior se lograba abastecerlo de víveres y combustible.
  3. Si las condiciones glaciometeorológicas eran favorables conducirlo hasta aguas libres de hielos.

Resumiendo: El "Almirante Irízar" llegó y reaprovisionó al buque alemán, no siendo posible el convoyado hacia aguas libres. Teniendo en cuenta las difíciles condiciones impuestas por el invierno antártico la   operación "Cruz del Sur" es altamente meritoria.


Volver

Inicio

Nota: la información fue preparada por www.irizar.org, sitio no oficial de carácter educativo, rogamos citar fuente en caso de hacer uso de la misma.

"Cruz del Sur" Historia Actividades Contacto Enlaces Imágenes
Navegando en el campo de hielo Navegando en un desfiladero de témpanos
Rompehielos A.R.A. "General San Martín"

Fuentes Armada Argentina-Servicio de Hidrografía Naval, CONICET, Dirección Nacional del Antártico, Gaceta Marinera